Calendario Electoral 2010.
Por: Carlo Varela • Octubre 2009.

Elecciones en el Estado de México Carlo Varela Calendario Electoral 2010 Carlo Varela Compactar el calendario El Austerlitz o Waterloo de los partidos o cómo poner todos los huevos en una sola canasta Uno de los cambios que trajo la nueva reforma electoral es la compactación de las elecciones locales en una sola fecha fijada en el primer domingo de julio. La razón principal es que el tener un calendario electoral dividido en varias fechas al año llevaba a que los partidos políticos postergaran la discusión de los temas nacionales para que influyera en las elecciones en turno. Por ejemplo, de no haber compactado las elecciones, el antiguo calendario fijaba fechas para gobernador en julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre, que a juicio de los partidos políticos impedía el debate nacional para no afectar el resultado de las elecciones Ahora por primera vez en el 2010, tendrán lugar elecciones en diez entidades federativas y posiblemente lleguen a ser hasta 13, dado que Quintana Roo y Baja California Sur que tenían sus elecciones en febrero del 2011 están discutiendo la posibilidad de adelantar sus procesos electorales como yo lo aprobó el Congreso local de Hidalgo (ver cuadro 1)..

Es difícil medir el impacto de celebrar todas las elecciones en una sola fecha, ahora más que nunca los partidos políticos tratarán de evitar temas que puedan impactar en los resultados electorales, posiblemente se evitarán temas nacionales durante los primeros seis meses del año, dejando la segunda mitad del año para debatirlos sin menoscabar los procesos electorales. Aquí el problema para un partido político es que posiblemente si existan temas nacionales que lo perjudiquen pueda llegar a impactar su papel en todas las entidades donde se llevan a cabo elecciones, mientras que otros partidos pueden beneficiarse de ellos, con un calendario dividido los partidos políticos tenían la esperanza de que la problemática nacional no influyera a todos los partidos al mismo tiempo. Es decir, en un ambiente con crisis económica, desempleo, nulo crecimiento económico, boquetes fiscales, bajo gasto del gobierno, el partido en el gobierno tiene altas posibilidades de que en todos los estados tenga un mal desempeño mientras que los partidos que están en la oposición tienen altas probabilidades de capitalizar el descontento de la población. Pero este efecto no se debe medir solamente en lo que hace o deja de hacer el partido en el gobierno a nivel nacional, también puede afectar políticas públicas que se implanten, escándalos mediáticos, o malas decisiones de los partidos, el problema aquí es que puede impactar a todos los estados a la vez. Por ejemplo, en el 2009, once estados de la República tuvieron elecciones el mismo día, el domingo 5 de julio, aunque en esta ocasión también se celebraron elecciones federales lo que pudo volver más nacional la convocatoria partidista. Sin embargo, ese día el PAN dejó de gobernar a casi 10 millones de personas, el PRD a más de 7 millones y el PRI incrementó su presencia en casi 15 millones de personas. Cambios históricos para una fecha electoral.


Fuente: Cálculos del autor con datos de su archivo interno.

Es difícil determinar si un calendario fragmentado hubiera salvado al PAN de su peor derrota de todos los tiempos, por el momento, y si el PRI hubiera logrado tal cantidad de triunfos. De serlo habrá momentos en los que en una fecha electoral un partido político se lleve todo, pero también hay posibilidad de que lo pierda todo.

octubre 2009