Elegir entre carisma y Experiencia

Gisela Rubach

Por: Gisela Rubach Lueters.*

Washington, D.C. Las elecciones en Estados Unidos tuvieron a los ojos del mundo sin parpadear. En espera de un resultado histórico, el electorado se debatió entre un candidato de color o una polémica dupla con vicepresidenta mujer. Hubo puntos interesantes que podemos poner en papel para un mejor análisis.

1. Fue una larga elección. A los mexicanos nos envolvió por dos razones principales, una fue el bombardeo mediático y la otra la comunicación que llega a través de los migrantes que trabajan en el país vecino, de allí que haya interesado quien quedara en la silla de la Casa Blanca, ya que en gran parte esto definirá las relaciones comerciales, fronterizas y de seguridad, entre otras.

2. El mensaje. El Senador por Illinois, Barack Obama, representó el mensaje del cambio mientras que el Senador por Arizona John McCain simbolizó el statu quo con el clásico american way of life. Cabe mencionar que sus compañeros de fórmula fueron una elección atinada para ambos, aunque a uno le resultara mejor. Al demócrata porque supo llevar en Joe Biden esa parte de experiencia que le hacía falta, mientras que el republicano captó algunos de los posibles votos de las mujeres que aún estaban molestas porque Hillary Clinton no fue la candidata de su partido. Y porque Sarah Palin personificó el ala más radical de los republicanos, que no necesariamente se identificaba con McCain.

3. Las nominaciones internas también tienen una lectura. Obama llegó como el gran retador, con una carrera vertiginosa, sorprendiendo a todos, logrando la nominación por encima de la gran favorita de las encuestas y que más de uno ya había colocado en la sala oval de la Casa Blanca. Mientras que en el caso de McCain fue más holgada su ventaja, donde prácticamente no tuvo competencia y recurrió a otras actividades para permanecer en los medios, mientras se decidía en la casa de enfrente quién sería su competidor.

4. La crisis financiera, que luego se vuelve económica. A escasos días de la elección éste se convirtió en el tema de mayor peso por encima incluso del racista o de género, e impactó negativamente a McCain por más que buscó deslindarse a toda costa del presidente George W. Bush.

5. Y el gran cambio en estas campañas: la recaudación de fondos. Según la prensa, en días recientes las cantidades acumuladas en campañas internas y general habían llegado a 195 millones de dólares en el caso de Barack Obama, y 99 millones de dólares en el caso de John McCain.

El candidato de color marcó una gran diferencia en el uso de internet y las nuevas tecnologías -como Facebook- que además de ser los ejes de la campaña, se convirtieron en los principales promotores y recaudadores de fondos. Obama logró captar la recaudación en donadores de 5, 10, 15, 20 dólares, a diferencia de sus competidores (desde Hillary) que lograron sus fondos a partir de las grandes compañías y las grandes cantidades.

6. Una campaña hecha en Internet más que en medios masivos. Este ya analizado tema vino a darle un giro a la forma de hacer campañas y seguramente tendrá su impacto en el 2012 en México, donde no podremos comparar el acceso a internet de un país a otro, pero sí se verá un crecimiento, sobre todo en un segmento al que no siempre le interesa la política: los jóvenes.

7. Y esto nos lleva al siguiente punto: El segmento de los jóvenes. Debe destacarse en el caso de Obama la capacidad de despertar al segmento que anteriormente no se involucraba y al final fueron los que revolucionaron la campaña con el tema del cambio. Los jóvenes vieron una competencia donde Obama era esa especie de mezcla entre John F. Kennedy y Martin Luther King Jr; y John McCain, el aspiracional de héroe de guerra que soportó tantas cosas en Vietnam.

 A esto hay que añadirle dos aspectos más: la edad, que también fue tomado en cuenta pues los jóvenes quienes se identifican más con alguien de 47 años que con un canoso de 72. Y el tema de la experiencia, donde el republicano se supone que sería más atractivo… Aunque no podemos perder de vista que el electorado que decidió esta elección es menor de 40 años. Por eso, ésta fue una decisión entre el carisma y la experiencia. No en balde los menores de 25 años alcanzaron cifras altas en participación.

Algo que debe quedar claro es que los candidatos han tenido mayor peso que los partidos políticos. Puede ser que en esta ocasión en los Estados Unidos haya ganado el carisma a la experiencia y no sería sorprendente que México viviera un escenario similar en el 2012. En el caso del país del norte, Obama supo entender que él es el del carisma, la esperanza, el cambio, la familia, pero a la vez enviando el mensaje de que se va a rodear de un equipo que tiene experiencia, por ello las figuras del partido demócrata ya lo arroparon al final de la campaña; y no podemos dejar de lado la suma de figuras importantes, incluso de la primera administración de Bush, que se adhirieron a esta ola del cambio y la esperanza que representó Barack Obama.

El voto latino tuvo su importancia y peso en este proceso. Donde McCain no contó con él, Obama pudo seducir a este segmento con un mensaje de no discriminación. Las propuestas han quedado de lado, la guerra está en los medios y sus métodos de apoyo a cada quien. De allí que tampoco se pueda dejar de mencionar las campañas negativas que se realizaron en ambos equipos y que cada vez adquirieron un tono más fuerte, con un bombardeo impresionante en medios electrónicos e internet. Su objetivo fue impactar al segmento de indecisos.

Va a haber un antes y un después de esta elección. Obama tuvo la capacidad de que los jóvenes y las mujeres salieran a votar con un porcentaje que rebasó expectativas. Ahora, se puede hacer realidad lo que en la literatura con El hombre de Irving Wallace y en series de televisión como 24 horas, se han planteado con un presidente negro.

Esta campaña ha innovado con acciones que seguramente serán replicadas no sólo en México, sino en todo el mundo. Nos guste o no, el modelo norteamericano sigue marcando la pauta o al menos, en su agonizante liderazgo, le ha dado al mundo la certeza de que en el terreno de las campañas políticas aún nos queda mucho por presenciar y copiar -a pesar de las nuevas reglas del juego en nuestro país-. ¿Será esta elección un mensaje de que carisma mata experiencia?

* Coordinadora de los Diplomados en Mercadotecnia Política del ITAM y Directora General de Consultores y Marketing Político.

 


 
   
x